esen

Preto Velho – Abuelos de la Umbanda

La línea de trabajo de los “Pretos Velhos” es conocida por la gran sabiduría y amor que estos espíritus traen a la hora de sus manifestaciones. Vienen plasmados de vestiduras sagradas que simbolizan a un Negro de la época de la esclavitud. El hecho de poseer este arquetipo, no implica que nuestros queridos abuelos sean sinónimo de esclavos. Se podría decir que son más libre que nosotros, ya que aún seguimos atados a la ley encarnatoria hasta que lleguemos a conocer esos 7 Sentidos que envuelven a la Vida y por ende al Creador.

Con el gran carisma y la humildad que poseen, los tantos consejos, los eternos abrazos y las miradas serenas que nos proveen estos abuelos, la caridad cobra vida en el silencio o en las palabras de ellos. Defienden la simplicidad y la libertad de nuestros sentimientos, sin llevarlos al punto del libertinaje. Son grandes conocedores de las curas para el espíritu y la materia.

La Umbanda por acoger espíritus de distintas corrientes y religiones para un solo trabajo que es el de la caridad sin etiqueta, sin prejuzgar, sin distinción; no toma color de raza pero si luces del corazón.

El arquetipo del Preto Velho o Abuelo/a es tan fuerte y poderoso que millones de espíritus evolucionadísimos adoptaron como medio de mostrar o de presentarse a los encarnados en los templos de Umbanda y mismo en los centros espiritistas, donde también bajan discretamente para hacer caridad en nombre de Jesús.

La Umbanda no fundamentó sus líneas de trabajos en espíritus aislados, y sí, lo hizo sobre arquetipos fuertes, porque son la esencia de lo que, de lo mejor que cada pueblo generó.

Y el Preto-Velho sabio, humilde y caritativo simboliza la raza negra (más vieja), la sabiduría (la simplicidad de los viejos bendecidores); la humildad (aquellos que se sometieron a las condiciones que les fueron impuestas, y de ellas extrajeron su fuerza) y la caridad (pues, fuera de la caridad no hay salvación).

Zumbi de los Palmares, merecidamente simboliza el heroísmo y el orgullo de ser negro. Pero, quien conquistó el corazón de todos (blancos, amarillos, rojos, negros, mestizos o caboclos), también merecidamente, estos fueron los Pretos y Pretas-Velhas!

Nuestra reverencia a todos los negros que para América fueron traídos a la fuerza, pues, sin ellos, la Umbanda no sería como es: una de las religiones más fraternas y ecuménicas.

Nuestro respeto a todos los negros, brasileros o no.

Nuestra gratitud a todos los espíritus que adoptaron el arquetipo del amoroso Abuelo, siempre enseñándonos que el perdón es siempre la mejor opción y que la caridad espiritual es el mejor camino evolutivo.

La bendición mi padre, la bendición mi madre, la Umbanda les llamo, en la Umbanda respondieron!

Salve nuestros viejos!

RECIBE LAS NOVEDADES
Deja resgistrado tu email, para recibir de manera gratuita las nuevas ediciones de la Revista Umbanda Para Todos.
Inscribirse