esen

Naná – Trono Femenino de la Evolución

Madre Naná, trae madurez a nuestra vida para comprender nuestro destino, para aceptar las reacciones que nuestras acciones producen, para amar las diferencias y para que en todo ese entendimiento podamos encontrar alimento para la sabiduría que todos portamos y que día a día, con el tiempo, se forma…

La Orixá Naná rige sobre la madurez y actúa en la razón de los seres. Por ejemplo si una persona se encuentra emocionada de manera desequilibrada, recibe la actuación de esta Orixá, que lo aquieta llevándolo al punto de paralizar su evolución. Ella actúa desencantándolos de sus vicios y desequilibrios mentales y preparándolos para una nueva vida, más equilibrada.

Naná así como todos los Orixás, se encuentra envuelta con la Vida, donde en el inicio la tenemos a Oxum, estimulando la sexualidad femenina, en el medio Yemanjá, estimulando la maternidad y en el final está Naná, paralizando la sexualidad para la generación de hijos, cuando se instala la menopausia.

Naná entierra los vicios, y apacigua los excesos.

Ella es bi-elemental, contando como elemento el agua y la tierra.

Su color es el lila.

En la naturaleza la encontramos en los ríos caudalosos, lagos y lagunas.

Cuando buscamos paralizar algún pensamiento, y en esa calma encontrar una solución, acudamos a mamá Naná, que en su gracia divina, nos dará la madurez para tomar las decisiones correctas dentro de la Ley Mayor.

Saluba Naná! (Traduc.: Salve la Madre de las aguas pantanales)

RECIBE LAS NOVEDADES
Deja resgistrado tu email, para recibir de manera gratuita las nuevas ediciones de la Revista Umbanda Para Todos.
Inscribirse